tatuajes dentales

Los piercings y los tatuajes se han vuelto tendencia en las últimas décadas. Prácticamente se pueden hacer en cualquier zona del cuerpo, incluidos los dientes (tatuajes dentales).

En cuanto a los, piercings, es muy común realizarlos en la boca: lengua, frenillo, labio…¿Son realmente seguros estos complementos? ¿Y los tatuajes en los dientes? ¿Cuál es más perjudicial para la salud oral?

Sí, existen los tatuajes dentales, se conocen como ‘tateeth’.

Tateeth, más seguro de lo que parece

Los tatuajes en los dientes o tateeth, son menos complicados que los habituales. Es más, siempre que te lo realices en una clínica con un profesional titulado, ¡no hay peligro alguno!

Un tatuaje dental, en realidad, no se realiza directamente sobre la superficie del diente, ya que esto sería peligroso y destruiría el esmalte. Lo primero de todo es elegir el diseño, al igual que con un tatuaje convencional. Una vez has elegido el dibujo que quieres que esté en tu diente, el odontólogo lo que hace es ponerte una carilla sobre la pieza elegida.

A continuación copia tu diseño en la superficie de la carilla. Recordamos que las carillas dentales consisten en finísimas láminas que se colocan encima del diente dando el color y forma que se quiera. Por tanto tu diente no se verá distinto, tan solo lucirá un bonito tatuaje realizado de una forma totalmente inocua para tu salud.

¡Y es reversible! Si en algún momento te cansas o quieres hacerte otro diseño, es tan sencillo como quitar la carilla ya que es un tratamiento de estética dental no invasivo. Tu diente sigue intacto.

Piercings bucales, un peligro para tu salud oral

En cuanto a los piercings bucales, sí son perjudiciales para nuestra salud bucodental. Aunque no se realizan concretamente en el diente, tanto en la lengua, como en el frenillo o en los labios, son dañinos.

Su constante roce tanto con los dientes como con las encías, provoca recesión gingival y microfracturas en los dientes. Estos golpes en la dentadura ocasionan que, poco a poco, la pulpa dental (tejido interno de los dientes) se inflame. Esta inflamación acaba generando dolor y, si se prolonga en el tiempo, la pulpa se calcifica y el diente puede perderse.

Si tienes un piercing en el labio, encía o frenillo, recuerda extremar tu higiene oral y acude habitualmente a tu Dentista de Confianza. Es importante que valoremos tu boca frecuentemente para solucionar cuanto antes los problemas que se vayan produciendo. ¡Somos tu Dentista de Confianza en Puente Genil!

 

En caso de emergencia:        (+34) 957 600 214