Se trata de un medicamento de origen sintético y que introducido en dosis mínimas en los músculos que producen las arrugas logran que estas desaparezcan o se suavicen.

Su colocación es prácticamente indolora y rápida. Los resultados comienzan a verse a los 2 o 3 días y su duración es de 4 a 6 meses, según cada caso.

Conviene después para evitar que la arruga vuelva a profundizarse como antes de la primera vez.

¡Rejuvenecimiento sin cambiar rasgos! Las técnicas se han perfeccionado con el avance de las tecnologías y conocimientos en medicina, ahora es un tratamiento totalmente seguro y con unos resultados naturales.

botox